sábado, 5 de agosto de 2017

China busca soldados bien comunistas

Ejército Rojo, Rojo 

Ser un buen soldado en China es ser un buen comunista
The Economist





ASEGURAR que las tropas siguen siendo leales al Partido Comunista ha sido un objetivo central de la formación militar desde que el Ejército de Liberación Popular (ELP) fue fundado en 1927 como una fuerza guerrillera en el campo. El presidente Xi Jinping quiere hacerlos aún más rojos.

La educación política ya lleva mucho tiempo. En el entrenamiento básico, las tropas pasan alrededor del 40% de su semana estudiando la historia del Partido Comunista y los escritos militares de los líderes del partido. Después del campamento de arranque siguen dedicando el 20-30% de ella a la ideología. Los altos mandos no están exentos: un informe oficial del año pasado sobre una reunión de la Comisión Militar Central, el alto mando de las fuerzas armadas, del cual el Sr. Xi es presidente, dijo que los participantes habían analizado previamente los pensamientos militares de Mao Zedong y similares. Los oficiales políticos, responsables de inculcar la disciplina del partido, dirigen conjuntamente con los oficiales a cargo del soldado.

El Sr. Xi, que goza de más influencia en los servicios armados que cualquiera de sus predecesores desde Deng Xiaoping, dice que quiere modernizar el ELP y aumentar su disposición a luchar. Considera crucial la formación ideológica; Un "arma mágica", dice, para ganar victorias. Este mes declaró que "las ideas y culturas corruptas" podrían dañar la moral. Los soldados, dijo, deben ser "absolutamente leales, absolutamente puros y absolutamente confiables".

El adoctrinamiento se centra cada vez más en asegurar la devoción no sólo al partido, sino al Sr. Xi personalmente (tiene razones para estar un poco nervioso: su campaña contra la corrupción se ha dirigido a numerosos oficiales de alto rango). En noviembre, PLADaily, portavoz militar, dijo que "la implementación de las directivas de Xi Jinping" se usaría para evaluar el desempeño de los oficiales. A finales de junio se requiere que las tropas hayan pasado al menos seis días estudiando cómo convertirse en "una nueva generación de tropas revolucionarias". No hay premios para adivinar cuyos discursos forman el núcleo del plan de estudios.

4 comentarios:

  1. Resulta ¿gracioso? que a The Economist no le preocupe el adoctrinamiento diario en capitalismo salvaje que ejerce la realidad social que rodea a éstos soldados.
    Perdonen, olvidaba que el capitalismo que conocemos es el que financia The Economist y demás biblias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capitalismo es la forma que los izquierdistas (siempre acuñando términos de mala manera) designan al sistema de mercado. Capitalistas (y salvajes, tal cual mencionas) son los chinos (y lo eran los soviéticos también). A ver, The Economist es la voz de Londres en cualquier asunto que menciona. Algo que si hay que destacar es que el comunismo es el fascismo no derrotado de la SGM. Siempre que se lo extirpe, queda un mundo mejor.

      Eliminar
  2. A ese capitalismo chino es al que me refería. Es el único que conocen, y maman a diario, los jóvenes que se están incorporando ahora al ejército.
    Tal y como yo lo veo, no hay grandes diferencias entre el sistema de mercado vigente en EEUU o Inglaterra a finales del XIX y principios del XX con los actuales sistemas chino y ruso.
    No pretendo blanquear ningún pasado, creo que los crímenes y demás delitos no se justifican en función de ninguna ideología política.
    Definir al aparato de gobierno chino como partido comunista es tan hipócrita como definir a la actual "democracia" rusa como un país garantista... Ellos sabrán por qué lo hacen.
    Me tiene muy intrigado la afirmación de que los soviéticos eran capitalistas salvajes.

    ResponderEliminar
  3. No, me expresé mal, quise decir que eran capitalistas también. No salvajes, nunca lo hubiesen sabido hacer. Con Lenin o Marx no puedes hacer nada productivo ni eficiente de tu vida.

    ResponderEliminar